Replicas Relojes Omega de alta calidad para mejores ventas

Durante más de 160 años de su rica historia, desde Moon Up to the Star, la relojería de replicas lujo Omega ha viajado más que cualquier otro competidor y se ha convertido en uno de los replicas relojes más famosos del mundo. La fábrica suiza tiene grandes logros maravillosos y seguramente el más notable de todos es el hecho de que fue el primer (y único) reloj en la Luna, en 1969. De hecho, el cronógrafo Speedmaster de Omega, presentado en 1957, era el único reloj de pulsera que pasó todas las pruebas y fue capaz de soportar cero gravedad y condiciones extremas de exploración espacial. Esa es la razón por la cual fue bien calificado por la NASA para misiones espaciales tripuladas.

Replicas Relojes Omega de alta calidad

Replicas Relojes Omega de alta calidad

A partir de entonces, Speedmaster fue usado en los seis aterrizajes lunares, lo que dio a este reloj otro llamado “Moonwatch”, e incluso ahora, sigue siendo el cronógrafo oficial en cada vuelo de la NASA. Bajo el agua, sin embargo, la réplica de Omega no solo subió y subió, sino que también fue el primer reloj de buceo en 1932, y Omega ha estado creando réplicas de relojes que son confiables incluso bajo el agua desde entonces. El Omega Seamaster, producido desde 1947, generalmente con una caja de acero inoxidable, válvula de escape de helio y grabado con el logotipo del hipocampo, puede soportar profundidades de hasta 300 metros. Hay varios modelos y variaciones de Seamaster, y desde 1995, y la característica principal de las películas de James Bond, el agente 007, lleva exactamente este tipo de reloj. Luego, el falso Omega escribe la historia del deporte La medición del tiempo para los eventos deportivos también es una de las cosas por las que el Omega es famoso en todo el mundo. El fabricante con sede en Suiza se ha encargado de medir el tiempo de las competiciones más prestigiosas durante más de un siglo al menos.

Desde los décimos Juegos Olímpicos, que se organizaron en Los Ángeles en 1932, la réplica de Omega fue cronometrador oficial de 24 juegos olímpicos (incluidos los Juegos Olímpicos de Invierno de 2006 y 2010, así como los Juegos Olímpicos de verano de 2008). Además, el omega hará lo mismo en dos años en Londres, y ese será un evento de importancia crucial para este relojero, porque será la 25ª vez que servirá como cronometrador oficial y también será el 80º aniversario de la primera participación en el evento deportivo más importante en todo el mundo. En 1999, Omega hizo otro logro notable e histórico por el desarrollo exitoso de Calibre 2500, el primer reloj producido en serie que incorpora el escape coaxial. Esta invención del inglés George Daniels fue uno de los avances más importantes en relojería, ya que elimina una de las deficiencias del escape de palanca tradicional, y da como resultado un servicio más prolongado y una mayor precisión en el tiempo.